Homenaje a Torrijos. 1931

Homenaje de la Aviación Republicana a José María de Torrijos, 1931

Monumento

 

La reordenanción urbanística de las plazas de Málaga dará lugar a la producción de esculturas con carácter decorativo, a excepción de la plaza de la MERCED o de RIEGO. El marcado carácter religioso (hasta el siglo XIX) de esta plaza, situada extramuros de la ciudad, estaba configurado por las iglesias y conventos de la Merced y de la Paz, y el hospital e iglesia de Santa Ana. Durante el siglo XIX, el proceso desacralizador repercute en el marcado significado religioso de la zona. La conversión del convento de la Merced en uso militar, la compartimentación del convento de la Paz en almacenes y viviendas, la reducción de la realidad física y arquitectónica del hospital, el cambio de la denominación de Merced por el de Riego y la ubicación del monumento a Torrijos, símbolo del ideal liberal y del sacrificio por la libertad constitucional, reflejan una realidad histórica distinta y unos objetivos y un espíritu nuevos. La configuración de la plaza data de principios del XVIII (plantación de álamos), pero a mediados del XIX alcanzará valoración social disputando su hegemonía ciudadana a la plaza de la Constitución (desde el XV) y a la Alameda (finales del XVIII).

El primer monumento construido en la ciudad (1836: un motín que asesinó a los gobernadores civil y militar e implantó la constitución de 1812) fue dedicado a Torrijos y sus compañeros fusilados el 11 de diciembre de 1831 en las playas de San Andrés, convirtiendo el lugar en un punto de pererigraje liberal, pero su ubicación inadecuada, la mala comunicación y la falta de seguridad en un abandonado barrio obrero…favorecieron la iniciativa de limitar la referencia al fusilamiento a una cruz en el lugar de los hechos e instalar el monumento en la plaza de la Merced o de Riego -otro mártir constitucionalista- y la proximidad del convento de la Merced, donde estuvo detenido Torrijos.

El monumento (sufragado por suscripción popular y diversas rifas) con su bóveda subterránea (que contiene, además de los cuerpos de los mártires, diversos elementos simbólicos), el clasicismo de las formas, el obelisco con toda sus carga simbólica referente a la inmortalidad, las coronas de laurel, puede estar inspirado en obras francesas de finales del XVIII que influyeron mucho en los monumentos románticos españoles.

(Patrimonio Artístico y Monumental. Ayuntamiento de Málaga)

La plaza de la Merced, que tras la visita del general Riego en 1822, hospedado en el nº 15* de ella, había quedado unida al nombre de éste y a las libertades constitucionales, fue el lugar elegido para ubicar el monumento civil urbano más importante de los acontecimientos socio-culturales de la Málaga decimonónica y definidor de las ansias liberales de la ciudad: el cenotafio erigido a la memoria del General Torrijos y sus 48 compañeros, fusilados el 11 de diciembre de 1831 en las playas de San Andrés. Aunque, desde la muerte de Fernando VII existió la idea de levantar un monumento en el mismo lugar de los hechos, no fue hasta 1842 cuando se propuso ubicarlo en esta Plaza de Riego, evocando los antecedentes liberales del nombre del lugar y su excelente localización, si bien, se utilizó simbólicamente la arena de aquellas playas entre los materiales constructivos. Fue costeado por suscripción popular y diversas rifas, colocándose en abril la primera piedra junto a la que se enterraron otros objetos simbólicos. Las obras fueron realizadas con rapidez pues debía inaugurarse el 11 de diciembre, conmemoración del aniversario, aunque para ello debieron eliminarse algunos elementos del proyecto, que fue diseñado por el arquitecto municipal Rafael Mitjana; no obstante, también los problemas económicos contribuyeron a esta simplificación.El monumento (…), con su bóveda subterránea, el clasicismo de las formas, el obelisco con toda su carga simbólica referente a la inmortalidad, las coronas de laurel, puede estar inspirado en obras francesas de finales de l siglo XVIII que influyeron mucho en los monumentos románticos españoles.

(…)

Las obras se terminaron en el tiempo previsto, trasladándose los cuerpos desde el Cementerio de San Miguel, que se introdujeron en la bóveda tras los actos cívico-religiosos que dieron por inaugurado el monumento el 11 de diciembre de 1842.

(Guía Histórico Artística de Málaga)

En el mismo número 15 de la Plaza de la Merced, en el 2º piso, nacería, el 19 de octubre de 1881 Pablo Ruiz Picasso.