Iglesia de la Merced

 

La historia de la iglesia de la Merced, comenzada a construir en 1792, es la de su progresiva desaparición: Ya en 1877 hay un proyecto para su reconstrucción, dado su deteriorado estado; los terremotos de 1884 provocarán dramáticos cambios en su aspecto (perderá, entre otras cosas, el campanario); y desde su incendio en 1931 permanece en ruinas, tapiadas sus puertas y ventanas. Con todo, el golpe definitivo será el de su derribo, en 1964, y la edificación en su solar de un poco agraciado bloque de viviendas en la escuela de la más degradada tendencia funcionalista, ya en los años 70. Sin embargo, aún tendrá lugar otro grotesco episodio –que podríamos catalogar de arqueología-ficción- sobre sus ruinas: en 1998, el Ayuntamiento decide remozar –casi travestir- la fachada de este edificio à la dixneuvième, con la intención de darle un tono más acorde con la vecina casa natal de Picasso, pretendiendo devolver al entorno un aspecto que realmente nunca tuvo.